Salvemos a las Ballenas


Los balénidos, más conocidas como ballenas, son criaturas realmente sorprendentes en la vida marítima y han vuelto a ser noticia, debido a la reanudación de su cacería en Japón para 2019.



Existen dos tipos de ballenas (las barbadas y las dentadas), teniendo en cuenta que la ballena azul es el mamífero más grande del mundo, pertenecen a la familia de los cetáceos, son excelentes padres con sus ballenatos (crías), se comunican con una gran variedad de sonidos y poseen agujeros en la parte superior de sus cuerpos para respirar, es una característica que las separa de la mayoría de la vida acuática existente. 

Se ha descubierto que las ballenas cuando mueren, su cuerpo desciende a las oscuras profundidades, alimenta seres carroñeros que solo se encuentran en esa zona, la orina y excremento de las ballenas se compone de hierro y nitrógeno que se esparce en el agua, como nutrientes que estimula el crecimiento del fitoplancton, este último la base de todas las cadenas alimenticias marinas. Lo que clasifica a la ballena como un ser esencial y necesario para el equilibrio de la vida marítima.

Las ballenas históricamente han sido víctimas de la pesca. Fue después de la segunda guerra mundial, que se elevó en muy poco tiempo los índices de su pesca para extraer de ellas aceite, carne, espermaceti, ámbar gris, sus glándulas endocrinas e hígado.

Solo hasta 1946 se creó la Comisión Ballenera Internacional, que promueve el estudio, la protección y regulación de la pesca de ballenas. En la década de los 70 se iniciaron estudios en los océanos, arrojaron como resultado la desaparición de aproximadamente el 66% de las ballenas. Uno de los mayores responsables de esta situación fue Japón que tuvo un récord de caza de 24.000 ballenas al año en aquella época.
Pese a la gran importancia de este cetáceo para la industria pesquera y la vida marítima. Japón anunció el 26 de diciembre del 2018 su retirada de la CBI con el objetivo de reanudar la caza comercial, al menos oficialmente ya que anteriormente camuflaban la caza de ballenas con el “estudio de ballenas”.
Para reiniciar su cacería, han argumentado que no se le puede decir a su pueblo que pueden comer o que no. Sin embargo, un estudio demostró que desde el 2015, el consumo promedio de carne de ballena fue de tan solo 30 gramos por persona. Otro de sus argumentos es que las ballenas se comen los peces que intentan pescar, afirman que son una amenaza para la industria. No obstante, anteriormente se logra demostrar que las ballenas en realidad son extremadamente necesarias para la reproducción de los peces y otras especies marítimas.
Finalmente, aun con los esfuerzos de los países que han prohibido la caza de ballenas, es necesario cambiar la cultura y aumentar la presión a nivel internacional para reducir de manera significativa la cacería indiscriminada de esta especie, de lo contrario se alterar el equilibrio natural de las aguas y provocará la extinción de otras especies.
Por: Camilo Polanía Cardona

Comentarios

Más información:

Más información:
Aquí

Noticias Populares

🔴Corinto: Se restringe la movilidad de vehículos en área urbana.

96 nuevos casos confirmados en Colombia

17 fallecidos y 1065 Contagiados de Coronavirus en Colombia

[Vídeo] El Covid-19 cómo afecta a los pulmones

(Síntomas) Como saber si tienes Coronavirus Covid-19

Aumentan las personas contagiadas por Covid-19 en Colombia

Duque habla de la cuarentena hasta junio propuesta por la alcaldesa de Bogotá

¿Sin Netflix este fin de semana?

Hostigamiento en el Cauca